lunes, 12 de agosto de 2013

Cuanto cuesta el m2?

Cuanto cuesta el m2?

Es la tradicional pregunta en boga del consumidor común: Cuanto cuesta el m2?

La utopía


En países subdesarrollados como los nuestros, la construcción es la industria menos industrializada que existe (valga la redundancia), y nuestra pregunta lo demuestra.

Se imaginan entrar en una concesionaria de autos de primer nivel y preguntar:
Cuánto cuesta la tonelada de automóvil?

O en una tienda de venta de electrodomésticos y consultarle al vendedor:
Disculpe, a cuánto  el kg de televisores LCD?


Utópico no?

Sin embargo la pregunta sería menos compleja que preguntar cuánto cuesta el m2 de construcción.

Siendo la industria automotriz y la electrónica dos industrias tecnificadas, controladas y con mínimos márgenes de error de cualquier tipo, podríamos hacer un estudio y determinar el precio promedio de la tonelada de Chevrolet o el precio del kilo de de televisores Philips, debido a que la diversidad de productos es finita.

En cambio, la industria de la construcción tiene tantos productos como proyectos desarrollados, diversificación de materialidad, diseños, métodos constructivos y tipologías haya.

Es decir, sería casi imposible hacer un análisis del precio por metro cuadrado de la construcción en general.Pero no nos confundamos, no estamos hablando de una pregunta ignorante, es normal que el mercado realice esa pregunta, por qué? Por la aparición de un nuevo componente en la construcción en los últimos años: EL INVERSOR. 



La aparición del Inversor y su impacto.

Debido a las crisis de los últimos años, la aparición de la inflación instalada, y la desconfianza en el sistema bancario, hubo un cambio de concepción de CLIENTE a INVERSOR.

Este nuevo ente acompañó un crecimiento del mercado por un lado pero potenció los errores debido a que el Inversor analiza el negocio mediante los números por sobre la calidad, eso genera grandes volúmenes de trabajo que traen aparejado un menor control de calidad, profesionales inexpertos, problemas de mano de obra no capacitada, plazos apresurados, etc.

El Inversor generó a partir de estos detalles, EL PRECIO POR METRO CUADRADO, un precio no avalado por la calidad, sino por una ecuación de rendimiento económico, es decir sobre el precio de venta de mercado menos un descuento de rentabilidad deseada. Por eso, cuando la ecuación no se ajusta, los desarrolladores tienen la variable de disminuir la calidad, y así generar una buena rentablidad del proyecto.
En definitiva, preguntar cómo cliente, cuánto cuesta el m2 de la construcción es una pregunta no conveniente antes de analizar cuál es el proyecto, o muy conveniente, si uno es sólo EL INVERSOR.